viernes, 26 de abril de 2013

Noches Sacramentales


Días 27, 28 y 29 de mayo de 2013

Como viene siendo tradicional, este año celebraremos de nuevo las NOCHES SACRAMENTALES con el objetivo prioritario de allegar recursos con los que poder ayudar a las personas más necesitadas de nuestro entorno.
Estas veladas, que sirven también para una fraternal convivencia entre los Hermanos de Pasión, precisan de la máxima cooperación de todos.
En este marco de colaboración, y con independencia de las habituales aportaciones de comida y bebidas para el bar, regalos para la rifa, ayuda en las barras y/o la mera asistencia y consumo de productos durante esos días, la comisión organizadora ha establecido (igual que en años anteriores) una aportación voluntaria de 15€ con la que sufragar los gastos inherentes al montaje y puesta en marcha de toda la infraestructura necesaria, y de esta manera no disminuir los posibles ingresos.
Tal cantidad puede entregarse desde hoy mismo  a nuestro capillé, que llevará el control de los ingresos, precisando claramente su destino.
Gracias anticipadas por vuestras aportaciones.

FUNDACIÓN JESÚS DE LA PASIÓN.

miércoles, 10 de abril de 2013

A la venta los cirios del paso de la Virgen

Existe la posibilidad de adquirir aún cirios del paso de nuestra Madre y Señora de la Merced. El precio de cada uno de ellos (no importa el tamaño) es de 5 €. Pueden adquirirse en capillería, y el destino de lo ingresado será la Comisión de caridad.

lunes, 8 de abril de 2013

DÍAS DE HERMANDAD


Transcurridos ya varios días desde la conmemoración de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, me atrevo a escribir unas líneas sobre mis vivencias de esta Semana Santa. Lo hago movido por el deseo de proclamar mi alegría y daros las gracias por los momentos de felicidad que he vivido junto a vosotros, en particular, colaborando en Priostía. 
Me gustaría que comprendierais cuánto significan para mí estas tareas y que no os quedaseis simplemente con lo anecdótico. Para mí son una preciosa manera de rezar y de servir al Señor y a la Hermandad, si se hacen para mayor gloria suya. 
Tal vez pueda extralimitarme en ocasiones, guiado por un celo excesivo. Os pido disculpas por ello. Es como si quisiera condensar en un solo momento todos los que, de una manera más sosegada, ofrecería a la Hermandad si viviera cerca de vosotros. 
Dicho lo cual, os contaré algunos de estos momentos, pues referirlos todos sería tedioso e imposible. 
El Viernes de Dolores, tras subir a Nuestra Madre y Señora de la Merced a su palio, le tocaba el turno a San Juan. Una vez situado al lado de la Virgen, Juan Miguel y José aseguraron a Nuestra Señora. Entonces procedía sujetar al Apóstol, a lo que me ofrecí. Provisto de llave inglesa y luz de teléfono móvil, trepé por las trabajaderas y, colocándome boca arriba, me metí dentro de la peana para apretar los pernos que le sujetan. No daba crédito a lo que estaba haciendo. Mientras daba vueltas a las tuercas, pedía al Señor que fortaleciera mi fe tal como afianzó la de su discípulo amado. Con esta tarea empezaban mis días felices. 
El Sábado de Pasión, Pilar y Juan se encargaron de la limpieza de la corona de la Virgen del Voto. Pablo me concedió el honor de ponerle su corona ya reluciente. ¿Podéis imaginaros mi gozo cuando, encaramándome a su altar, fijé su presea siguiendo las instrucciones que me daban, a fin de que la Virgen quedara debidamente coronada? 
El Lunes Santo por la mañana, Alberto me presentó a D. Salvador, buen amigo suyo y sacerdote mozárabe. Como siempre, antes de ponernos manos a la obra, el cura dirigió la oración ante el Señor. A continuación llevamos a Nuestro Padre Jesús de la Pasión de su peana al pasito de traslado. Considerando lo que supone para mí la Liturgia Hispana, ¿quién me iba a decir que algún día alfombraría de claveles el pasito del Señor en compañía de un sacerdote mozárabe? 
Y llegó el Miércoles Santo. A primera hora, tras ensamblar los carros donde se colocan los cirios penitenciales, Pablo me encomendó servir al Señor de Humildad y Paciencia. Profundamente emocionado, me subí a una escalerita de madera, me santigüé y, rezando un Padre Nuestro por mi hermano, comencé a limpiar los cabellos del Señor con un paño nuevo. Con extremo cuidado pasé el paño por su rostro, por su frente ensangrentada, por sus labios entreabiertos y por sus dulces ojos. Continué por su espalda, sus caderas, sus brazos y sus pies, deteniéndome en cada herida de la flagelación. Deseaba que aquella labor jamás terminase. Me demoraba aun sabiendo que tenía que seguir ayudando a mis hermanos, pues todavía quedaba mucho por hacer. Acabada la tarea, Pablo le puso al Señor su corona de espinas, le cambió las potencias y cubrió sus hombros con su mantolín, quedando así preparado para el besapié con que los hermanos lo veneramos el día de Jueves Santo. 
Otro momento especial de aquel día fue cuando montamos el monumento. En primer lugar, colocamos el cuerpo inferior de la custodia sobre la peana del besapié. Tocaba subir el superior, para lo cual tres hermanos nos situamos en el borde de la peana. Uniendo todas nuestras fuerzas y siguiendo las instrucciones que nos fueron dadas, los de arriba recibimos el cuerpo superior que desde abajo nos alzaron los hermanos. Así quedó montada la custodia, en cuyo interior se dispuso una bella arqueta que albergaría al Santísimo durante la noche de su Pasión. 
Los hermanos no paraban de arrimar el hombro en la víspera de nuestro día grande. Llegada ya la noche, Manuel dio la orden de que dejáramos aquello que estuviéramos haciendo y nos reuniéramos delante de los pasos. Se dirigió al Señor y, dándole las gracias por habernos brindado la oportunidad de servirle, le dijo que habíamos hecho todo lo que estaba en nuestras manos y de la mejor manera posible. Fue un momento realmente emotivo, al término del cual los hermanos nos abrazamos. Aquellos abrazos se fundieron con los que nos dimos en el rito de la paz de la Misa de la Cena del Señor, previa a la estación de penitencia que, finalmente tras dos largos años, haríamos a la Santa Iglesia Catedral. 
Estos son algunos de los trabajos “finos”, en sí todo un privilegio realizarlos. Pero también están otros, digamos, más onerosos pero de gran servicio y entrega a la Hermandad, que todos realizamos de buena gana: así, colocar sillas y bancos para poder asistir a nuestras celebraciones, al igual que cargar y trasladar materiales, enseres y demás elementos, más o menos pesados, necesarios para la ornamentación de los cultos, o servir a los hermanos durante las convivencias organizadas por la Hermandad. Por otro lado, no puedo disimular mi contento al coger un cepillo y ponerme a barrer con vosotros la Capilla Sacramental, a raspar la cera pegada al suelo, y aspirar la alfombra sobre la que se alzará el monumento. ¿No os dais cuenta, hermanos, del precioso trabajo que supone arreglar y cuidar la Casa del Señor? 
Han sido días de trasladar insignias limpiadas minuciosamente por las hermanas y hermanos durante la Cuaresma, desde la sala a su lugar correspondiente en la Iglesia. Y días de cargar con cirios; de repasar cristales de faroles ya relimpios; de ordenar el material y las herramientas. Han sido días de llevar la peana del Niño Jesús y también el carrito del Señor. Días de colocar cuidadosamente los mantos de la Virgen para conservarlos. Días de marear a los capilleres Pedro y Fran; y de sufrir rasponazos, golpes y agujetas. Y días de prisas y de sana tensión para que todo saliera de la única manera admisible, es decir, bien. 
Y han sido días de ayudar a poner la cruz en el hombro del Señor y de tener entre las manos su corona de espinas. Días para ver a Manuel, padre e hijo, colocando con precisión milimétrica el escudo mercedario en toda la candelería del palio. Días para ver a Loli, Chica, Ana y José Antonio poniendo a la Merced más guapa de lo que ya está... y días de quedarse arrobado contemplando al Señor mientras Gabriel y Gonzalo terminaban de ajustarle su túnica bordada. 
Han sido días de ver a muchos hermanos afanándose por mantener el esplendor de la Hermandad de Pasión. Y también días para recordar a aquellos que están lejos o ya no están entre nosotros y que tanto hubieran aportado en estas ocasiones. Han sido días de compartir nuestros sentimientos, nuestras necesidades y nuestras emociones. En suma, días de respirar aire de fraternidad. 
¡Qué días tan felices! Y es que me habéis enseñado una preciosa lección: que la delicadeza y el esmero con los que desempeñáis infatigablemente vuestras tareas al servicio de la Hermandad de Pasión puedo y debo aplicarlos también en mi trato con los demás y en mi trabajo cotidiano. 
He vivido unos maravillosos días con vosotros, hermanos, en los que me habéis llevado a oír misa en conventos recoletos, en los que he disfrutado en vuestra compañía de las Cofradías en la calle y desde el balcón de vuestras casas, en los que he cangrejeado por vez primera delante de un pasovirgen, en los que he portado un varal de palio en el traslado de Jesús Sacramentado a su capilla. Han sido días de compartir nuestra espiritualidad, de hacernos confidencias, de estrechar vínculos de amistad, de conocernos también en nuestras faltas y defectos, y perdonarlos. Días de conocer la historia y profundizar en el alma de la Hermandad. Días de celebrar la Pasión del Señor como sólo Sevilla sabe hacerlo. 
Os aseguro que no olvidaré estos días de Hermandad. Tan sólo me queda, hermanos, reiteraros mi más sincero agradecimiento y profundo cariño, y desearos a todos una Feliz Pascua de Resurrección. 

jueves, 4 de abril de 2013

lunes, 1 de abril de 2013

Traslado de nuestras Sagradas Imágenes y misa de sufragio

Hoy por la tarde, a las 20 horas, tendrá lugar la Eucaristía previa al traslado de nuestros Titulares a la capilla sacramental de la Colegial del Salvador. Será ofrecida por el eterno descanso de nuestro hermano, el capiller de nuestra Hermandad D. Juan Ignacio de Paco Aznar, recientemente fallecido tras la larga enfermedad que padecía. Que Ntro. P. Jesús de la Pasión y Ntra. Madre y Sra. de la Merced lo hayan recibido en su seno. Descanse en paz quien fue un querido hermano y trabajador de esta Hermandad durante los últimos años de su vida.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...